viernes, 31 de octubre de 2014

En ocasiones, el Monstruo acecha

The monster in the mirror. Abby Kroke
The monster in the mirror, de Abby Kroke



Monsters are real, and ghosts are real too. They live inside us, and sometimes, they win. 
Stephen King


En ocasiones, el Monstruo acecha.

Me mira desde dentro y se ríe
mientras hurga en las rendijas del tiempo con dedos larguísimos y las uñas sucias de recuerdos.
Trae restos de amor y miedo entre esos dientes,
                                                                que mordieron despiadados los trozos de algún futuro                                                                                                                                                          abortado

y aún tiene hambre...

hambre de más deseos.

Es sabio y malicioso y conoce mis debilidades,
mis odios,
mis placeres,
y mis dolores

Por eso, muerde fuerte,
                            escondido en el interior de mi piel solitaria,
clavando los colmillos en la transparente imagen de tu yo ausente
                                                                                        que guardo ahí, junto al corazón,
protegida por una armadura de costillas y músculos palpitantes,

instándome a buscarte.

Miro al espejo y ahí está,
sonriendo con las encías descubiertas.

Hace un gesto obsceno con las manos,
saca una lengua enferma de lascivia y palabras,
y se relame saboreando mi miedo al vacío,
mi saber que yo, en el fondo, también soy él,

que cuando se me consuman la poesía y la cordura,
seré yo quien asome desde dentro de su cuerpo deforme.


............................................................................................................................................................

Y cuando yo duermo, él sigue despierto, y se ríe apretando mucho los dientes, para que no me olvide de que existe.


      Elijo Canción de amor y muerte de Iván Ferreiro como banda sonora, que es preciosa como pocas.


Y yo seguiré aquí a tu lado 
a pesar de lo raro 
que sea nuestro amor este amor 
...
Es un cuento 
y lamento 
que no haya un final de momento 
Y lo intento todo el tiempo 
que no haya un final de momento


Si te ha gustado lo que has leído, suscríbete a mi lista de correo y recibe las próximas publicaciones directamente en tu email :)


sábado, 25 de octubre de 2014

La luz más bella


       Acabo de verlo. Un rayo de sol decadente atravesando la sombra de los pinos caóticos, de los árboles ordenados del jardín y de las rejas de la ventana. Asomaba entre las cortinas, inmensamente cálido, inexplicablemente vivo. Esa es la luz japonesa, la luz entre capas de oscuridad. La luz más bella.

*Al final de este otro artículo que escribí tiempo atrás, Vivir antes de que la vida decida que hemos vivido bastante. El elogio de la sombra, hablé también de la luz japonesa basándome en el libro Elogio de la sombra del genial Junichiro Tanizaki.

lunes, 20 de octubre de 2014

En el rincón secreto del Lobo

El Arrodillado de piedra. Foto Mar Goizueta
El arrodillado de piedra

       Allí donde el Hombre Lobo acostumbra a cambiar todo está distinto con la llegada del otoño. Todo menos el Hombre de Piedra, que eterno y humillado paga su pecado de rodillas. Las telas de araña del suelo se llenan de gotas brillantes de agua y los arroyos empiezan a resurgir de su letargo, de su verano de escondites y disimulos, luchando con su propio afán de ocultar que son la sangre de la tierra.

       Una libélula roja me sigue en mi caminar entre charcas y riachuelos. Yo me quedo quieta y ella me mira, flotando suave, casi ingrávida, como si levitase, a una distancia tan minúscula de mi cara que está lejos de ser prudencial. Me mira a los ojos con los suyos complejos, directa y atrevida. Sabe que conozco su secreto. Con el lenguaje silencioso del pensamiento, yo le aseguro que no lo voy a contar, que mucho tiempo atrás se lo prometí a la gran Reina Azul un día en que me buscó, se posó en mi cuerpo y me habló. Ella da una vuelta a mi alrededor y se despide dejando tras de sí un deseo envuelto en un halo de polvo estrellado a modo de regalo. Las libélulas siempre son agradecidas.

       Es un día extraño. Las águilas vuelan más bajo de lo habitual en una fascinante danza aérea, los saltamontes andan reunidos en un claro del bosque y dos mariposas me observan. El bosque rebosa de vida, de ocre, de verde, de rojo y de agua y yo siento crecer raíces en las plantas de mis pies y hojas entre mi pelo.

       A lo lejos lo veo, está escondido detrás de una roca. Su curiosidad le hace imprudente y observo asomar su cabeza y su cuello. Entre el pelaje brillan sus ojos. No puedo ver su expresión pero no me asusta, de alguna manera estamos conectados y nunca me va a hacer daño. Cuando me vaya de aquí, junto a mi olor, dejaré un rastro de hojas que iré tirando. Puede que así un día vuelva a ver sus ojos amarillos a través de mi ventana.

Nadie mejor que The Cure con su "A Forest" para ponerle música a un bosque donde pasan tantas cosas 


Come closer and see 
See into the trees



Si te ha gustado lo que has leído, suscríbete a mi lista de correo y recibe las próximas publicaciones directamente en tu email :) 


lunes, 13 de octubre de 2014

Hay lodo y humedad por encima de todo

"Madera y río" Foto Mar Goizueta

       He visto la muerte desde muy cerca. Me dolían los dientes. Y en el fondo del pantano olía a tierra. No sé dónde estás ni dónde vives. En realidad no sé nada de ti. No te conozco, pero tengo la esperanza de que algún día te pondrás en contacto conmigo. Llámame por lo menos. Aunque sólo sea eso, oír tu voz. Me muero por oír tu voz. (Jota en "La Ardilla Roja" de Julio Medem)

ARENAS MOVEDIZAS

En arenas movedizas nado

Floto,
aferrada a las horas llenas,
sumergiéndome en los días vacíos.

Con el cuerpo embarrado y cieno en la boca,
enredada entre ramas,
en un constante fluir espeso,
me dejo llevar

con los ojos cerrados
y una canción repitiéndose como un mantra en mi cabeza.

Una voz lejana promete amores.
Turbios, disfrazados,
pero amores.

Espero tu mano
para salir del lodo en el que habito.

Y tú estás lejos,
a mil años luz y unos días,

a medio camino
entre los sueños
y los miedos.

       La canción de hoy sólo podía ser la "canción más bonita y triste del mundo", "Sólo luz" de Funambulista, como más bonita suena, con el violín prodigioso de Marino Sáiz y el piano de Alejandro Martínez. El título del post está robado de la canción.


Hay lodo y humedad por encima de todo




Si te ha gustado lo que has leído, suscríbete a mi lista de correo y recibe las próximas publicaciones directamente en tu email :)


jueves, 9 de octubre de 2014

Otra forma de morir

Car Lavera.  Fantasy Art de Gonzalo Villar
Car Lavera.  Fantasy Art de Gonzalo Villar

El mundo giraba, prosaico

Mientras  yo, poco  a poco, moría,
desterrando  la magia sobre la que sustentaba mis cimientos

Perdí los sueños,
La  sensibilidad,
Los  dones,

Todo  aquello que me construía.

La normalidad afilaba sus dientes y me mordía desgarrándome la piel,
masticando mi carne,
sorbiendo el tuétano de mis huesos.

Me dejó vacía.

Mi nombre rebotando en el hueco de mis costillas,
chocando con los huesos sangrientos.

Clong clong

Sonaban los golpes, fuertes, en el silencio.

Demencial oscuridad.

Después, la Nada

No ser
No vivir

El Tiempo riéndose de mí con arena en los labios 
y brazos como agujas de sombra
marcando los segundos
de mi muerte


*La maravillosa imagen es de Gonzalo Villar, podéis ver más cosas de su trabajo en su web http://gzlo.wordpress.com/

Si te ha gustado lo que has leído, suscríbete a mi lista de correo y recibe las próximas publicaciones directamente en tu email :)


martes, 7 de octubre de 2014

El Decamerón. El Triunfo de la Muerte o el Triunfo de la Vida

Fragmento de El triunfo de la muerte de Bruegel El Viejo
El Triunfo de la Muerte (Fragmento). Bruegel El Viejo (Hacia 1562)   
       Se respira el miedo. Periódicamente, el mundo nos da una razón para temer, para pensar que en cualquier momento moriremos todos; a veces es la inminente llegada de un cometa destructor, otras el caótico e imprevisible fin del milenio o las funestas predicciones de un calendario ideado por los Mayas y, cada vez más a menudo, la llegada de un virus fulminante y horroroso que nos va a exterminar casi sin que nos de tiempo a reaccionar. Y olvidamos que somos casi indestructibles, que de puro malos no se nos puede aplastar, que no son las ratas como en la Edad Media las que propagan la temible Peste, nosotros somos ahora la Peste y el transmisor, todo junto, y que si alguien va a acabar con nosotros seremos nosotros mismos, algo que con mucha dedicación, trabajo y estupidez, vamos camino de conseguir. 

       Hay algo que no cambia cuando el miedo está en el aire, la necesidad de vivir provocada por la inminencia de la muerte. Si vamos a morir, disfrutemos primero de lo que más nos gusta, piensa el inconsciente venciendo a la reprimida consciencia. En eso se basaba El Decamerón, esa fantástica colección de cuentos escrita por Giovanni Boccaccio entre el 1351 y el 1353, que me viene a la mente ahora que el miedo al Ébola está a pie de calle, como lo estaba la Peste en la época de Boccaccio. Aunque no es del todo igual, ahora sabemos más del comportamiento de las enfermedades, de medicamentos y de higiene y en lugar de enredar a un dios castigador en las teorías sobre su origen, enredamos a gobiernos codiciosos e insensibles, tan odiosos en sus probables intrigas unos como inútiles otros en sus políticas absurdas para detener el peligro.

       Imagino el miedo que se debía sentir en aquella época oscura que fue la Edad Media, el irracional miedo a lo absolutamente devastador y extraño, ese mismo pánico tan intrínseco a nosotros al que recurre la cultura del Terror imaginando elementos tan ajenos al ser humano que no entendemos y por tanto no podemos combatir, porque si hay algo que nos da miedo es lo desconocido: alienígenas, zombies, monstruos, virus letales y novedosos.... ah, no, que de esto si sabemos y precisamente por eso nos asusta más ¿Qué pasaría por la cabeza de una persona en mitad de una Peste al ver morir a todos a su alrededor y saber que ese mismo destino probablemente llevaría su nombre en un tiempo breve, que con toda probabilidad pronto la carreta llena de cadáveres que acaba de pasar a su lado transportaría su propio cuerpo, que por más que quemase hierbas o rezase a sus dioses o intentase purgar sus pecados, lo más seguro es que le esperase la muerte? El Decamerón reafirma mi recurrente teoría de que la muerte es maestra que enseña a vivir y añade que el Amor en todas sus vertientes, es Vida.

       Esperemos que este miedo no vaya a más, como otros, pero para eso hará falta usar la inteligencia que algunos parecen no tener.

      Si os preguntáis por qué uso mayúsculas para nombrar algunas cosas como enfermedades el motivo es que para mí tienen una identidad tan propia que la merecen.

       Y para no perder la costumbre, aquí van algunos documentos gráficos. 

       Primero unas escenas de "Los Señores del Acero", de mi adorado Rutger Hauer y dirigida por Paul Verhoeven, película que aunque no lo creáis, para mí refleja bien la confusión que debía haber en esa época ante algunos acontecimientos.


       Y como postre, para distraer la mente de cosas trágicas, un poquito de cine clásico, "El Decamerón" de Pier Paolo Pasolini al completo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...